El amor del Señor no tiene fin, ni se han agotado sus bondades. Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad! Lamentaciones 3:22-23 (DHH)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *